AEPD

La AEPD investiga el origen del censo clandestino que manejó la Generalitat de Cataluña en el referéndum independentista del 1-O

11 octubre, 2017 / POR / EN Agencia Española de Protección de Datos, APEP

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha pedido al Ministerio del Interior que ordene a las Fuerzas de Seguridad la práctica de nuevas diligencias con el fin de averiguar el origen del censo clandestino que realizó la Generalitat de Cataluña en el referéndum independentista del 1–0 así como el nombre de los dirigentes políticos que cometieron esa presunta ilegalidad. Los altos cargos de la Administración catalana se enfrentan a sanciones de hasta 600.000 euros por lo hechos acaecidos.

Fue el pasado 29 de septiembre, cuando la agencia estatal cursó la solicitud a Interior, tras constatar las dificultades para el bloqueo de las páginas webs y los sistemas de cifrado utilizados por el Govern de Carles Puigdemont para que los votantes pudieran saber la mesa electoral a la que tenían que dirigirse el día de la consulta. Lo expertos del organismo de supervisión, opinan que la Generalitat habría utilizado “una tecnología similar a la usada por Wikileaks y otros portales de ’hacktivismo”.

Uno de los documentos al que ha tenido acceso el periódico “El Confidencial”, señalaba que los técnicos responsables de la consulta ilegal habrían usado, para poder mantener operativo el sistema de consulta electoral, “multiples copias del censo” que “no se encuentran íntegras en ningún país en concreto, (…) se emplea una tecnología llamada IPFS que permite que múltiples trozos de un fichero estén distribuidos y accesibles por distintos países”. Este mismo método ha sido usado por la organización que dirige Julian Assange, quien se ha convertido, en las últimas semanas, en uno de los más firmes defensores del proceso secesionista.

Según la AEPD, la Generalitat ha “cifrado” los datos del censo con un protocolo “conocido por ser invulnerable en la actualidad con la capacidad de cálculo existente”, el SHA256 v2. Ante la imposibilidad para identificar a los responsables de los servidores en los que se alojan dichos datos obtenidos de forma irregular, la agencia plantea a la Policía Nacional y a la Guardia Civil dos estrategias con el fin de avanzar en las investigación, según consta en el documento.

“Por una parte, rastreando hacia atrás la historia de algunas de las copias ubicadas en los servidores”. La agencia admite que esta primera posibilidad “entraña una dificultad inmensa al tratarse de un fichero pequeño, en un país extranjero y cuya transferencia no requiere apenas conocimientos técnicos o medios económicos. Cualquier persona con conocimientos básicos de informática, con la información disponible de internet, podría crear un clon del programa y ocultar todos sus pasos”.

La segunda estrategia para localizar la fuente de la que salí el censo, según propone la AEPD a Interior, es buscar el origen del fichero o copia maestra a que se añadió la información de las mesas electorales, a partir de los datos del propio fichero. El Instituto Nacional de Estadística (INE) coloca determinadas marcas en sus versiones del censo antes de distribuirlas, para poder determinar el origen de una copia que apareciera de forma irregular”. “Con la colaboración del INE”, prosigue la agencia de control, “existiría alguna posibilidad de investigar de qué copia legal procede el fichero utilizado. A partir de ese punto, la investigación se centraría en el organismo u organismos a los que se facilitó esa copia”.

Leave a Reply